Una mirada penetrante, una sonrisa encantadora y, por supuesto, un «split» increíble. Esta señorita es una belleza con habilidades físicas extraordinarias, lo cual no es de sorprender porque su padre es el legendario actor y maestro de las artes marciales Jean-Claude Van Damme.

En Dicasocial decidimos hablarte un poco de Bianca, una chica que a pesar de su joven edad ya ha logrado éxitos en el deporte y el en cine y se ha convertido en digna sucesora del famoso apellido.

Bianca Van Varenberg (así es como suena el verdadero apellido de su padre) heredó de sus padres atletas no solo el aspecto impresionante, sino también una flexibilidad increíble. Por eso a pesar de toda su gracia y figura frágil a primera vista, la chica puede dar saltos y trucos fantásticos.

Según la chica, tiene la pasión por el deporte desde la infancia, y no solo por las artes marciales: antes las odiaba y prefería practicar el patinaje de velocidad.

Con el tiempo Bianca empezó a mostrar interés hacia las artes marciales y ahora repite habilidosamente los trucos de su padre. Muchas veces se entrenan juntos y a veces les gusta luchar el uno contra el otro en el gimnasio. Van Damme es el ejemplo a seguir para su hija, y ella para él es un gran orgullo.

«Quiero enseñarles a las niñas pequeñas que pueden ser físicamente fuertes pero seguir siendo femeninas. Que pueden estar sentadas en la mesa con un porte elegante, pero luego patearle el trasero a quien las ofenda, de manera bonita y femenina. Gracias a mi padre, las artes marciales empezaron a interesarle a mi generación, y quiero continuar con su oficio».

Bianca decidió seguir los pasos de su padre no solo en el deporte, sino también en el cine. En 2012 interpretó el papel principal en la película «U.F.O.». Hoy la chica cuenta con 10 películas donde participa como actriz, productora, guionista y artista.

Su talento y belleza, no son fáciles de describir, pero una imagen vale más que mil palabras.

Buen trabajo con tu hija Jean-Claude.