Parece un sueño, ¿no es así?, que un país te pague por el simple hecho de casarte con una de sus habitantes. Aunque pareciera algo utópico, a mediados del 2016 comenzaron a rondar cientos de artículos que informaban que el país nórdico de Islandia estaba experimentando una seria escasez de hombres, por lo cual, ofreció la cantidad de 5 mil dólares mensuales a inmigrantes dispuestos a casarse con mujeres islandesas.

Y resulta que muchos varones estaban altamente interesados en esta oferta, dejando comentarios en distintas páginas que ofrecían esta información, y nadie los culpa, no sólo la suma de dinero es altamente atractiva, además, ¿han visto a las chicas islandesas?

Un sitio llamado The Reykjavík Grapevine (como sea que se pronuncie), informó que después de que el rumor se esparciera por el mundo, “muchas mujeres islandesas fueron acosadas por Facebook, recibiendo miles de solicitudes de amistad que venían de hombres de muchas partes del mundo y que ellas, obviamente, no conocían”.

El sitio entonces llamó a esto una “estafa”, señalando que, de acuerdo al último censo de población, Islandia tiene un exceso de población masculina, no de mujeres.

De ahí surgió otra gran noticia viral: Islandia pagaría ambos, hombres y mujeres, por casarse con islandeses.

Sin embargo, el problema no es que no haya gente para casarse con los islandeses, el verdadero asunto aquí es que los propios islandeses son reticentes al matrimonio en sí.

De acuerdo con un reportaje hecho por CNN, Islandia es el líder mundial en cuanto a madres solteras. Más de dos tercios de los bebés islandeses nacen de padres que no están casados.

Islandia, el país donde la gente no se casa

Esto no es motivo de vergüenza para los habitantes, no señor; la isla es ahora una de las sociedades más feministas en el planeta y los vikingos están orgullosos de ello.

Bryndis Asmundottir, madre de tres, dijo muy orgullosa para la entrevista con CNN:

“En inglés ustedes tienen ese término terrible… ‘familias desintegradas’. Eso quiere decir que si te divorcias entonces algo se ha roto. Sin embargo, ese término no tienen nada que ver con Islandia; aquí vivimos en un ambiente muy pequeño, seguro y las mujeres gozan de mucha libertad, por lo tanto, puedes elegir tu vida”.

Bryndis explica que dado que pocos islandeses son religiosos, no hay un estigma moral relacionado con el embarazo fuera del matrimonio, e Islandia garantiza algunas de las licencias por paternidad más generosas del mundo: nueve meses con un 80% de sueldo (tres meses para la mamá, tres para el papá y otros tres para que los dividan).

Como resultado, las mujeres son animadas a iniciar una familia sin importar si sus parejas se unen a ellas en matrimonio. Bryndis dice que es normal que una pareja pase años juntos como padres sin considerar en ningún momento el matrimonio.

Además de que la crisis bancaria del 2008 casi hunde a la economía de Islandia, muchos aún tienen profundas deudas, y la tentación de reducir la asistencia social que beneficia a las madres es más fuerte que nunca. Así que no, todas estas hermosas islandesas prefieren quedarse solteras…

Así que esto pasa a desmentir las farsas que los artículos que mencionamos al principio aclaman, el gobierno de Islandia nunca ofreció dinero a inmigrantes por casarse con islandeses, sin importar su género.

Todo es culpa de un artículo que apareció en una página web poco confiable en África, que afirmaba lo siguiente:

“Tal vez lo que llama más nuestra atención es que, debido a la alta proporción de mujeres ante hombres, el gobierno de ese país (Islandia) ha ofrecido, como solución, conceder 5 mil dólares al mes a los inmigrantes que se casen con un Islandés, y que la prioridad en esta resolución es la población del Norte de África”.

Los últimos datos demográficos muestran en realidad que hay un poco más de hombres que de mujeres en Islandia, con 1.007 hombres por cada 1.000 mujeres en general; en Reykjavík, hay 985 hombres por cada 1.000 mujeres, pero en el campo, la proporción es de 1.129 hombres por cada 1.000 mujeres.

Entonces, caballeros, si ustedes quieren casarse con una de estas hermosas islandesas, no esperen un pago de miles de dólares, porque no lo hay, cásense con una por el simple hecho de que son perfectas…