Cada persona es única a su manera y seguro tiene algún súper talento escondido. Sin embargo, existen algunas características de nuestro cuerpo que pensamos que todo el mundo posee. No obstante, solo unas cuantas personas pueden hacerlo en realidad.

En Dicasocial preparamos para ti un verdadero desafío, hemos juntado 9 trucos que querrás repetir. ¿Lo lograras? ¡Échales un vistazo!

Tocar la nariz con la lengua

Empecemos con lo más fácil. Estira la lengua en una línea recta enfrente de ti e intenta tocar la nariz con ella. Si logras hacerlo, tienes una peculiaridad genética única. Solo el 10% de la población mundial puede tocar la nariz o el mentón con su lengua.

Dedo paralizado

Junta las manos y cruza los dedos medios entre sí. Empieza a separar los dedos: primero los pulgares, luego los índices y, por último, los meñiques. ¿Lograste hacerlo? Bien, ahora intenta hacer lo mismo con los dedos anulares. Lo más probable es que por más que lo hayas intentado, no lograste hacer nada.

Lo que pasa es que los tendones de nuestros dedos son independientes unos de otros. Menos los tendones de los dedos medios y anulares. Están relacionados entre sí, por lo tanto, cuando un dedo está doblado, no podrás mover el otro. Sin embargo, existe un pequeño porcentaje de personas que saben hacerlo.

Romper un huevo

¿Qué pasaría si te dijeramos que no puedes quebrar un huevo crudo común? Seguramente no te lo creerías y querrías demostrar todo lo contrario. Entonces prueba sujetarlo con los dedos índice y gordo y empieza a presionarlo lo más que puedas. Probablemente no te saldrá nada.

La fuerza con la cual los dedos presionan la cáscara, se distribuye de forma homogénea por toda la superficie entre dos puntos. Por eso el huevo resiste tan habilidosamente que es imposible romperlo de esta manera. Sin embargo, quién sabe, tal vez tú sí puedas.

Hipermovilidad

En la naturaleza no existen personas cuyos ligamentos se doblan a ambos lados. Sin embargo, algunos son tan elásticos que parece que pueden arquearse de forma sobrenatural.

Los doctores le llaman hipermovilidad de ligamentos y articulaciones. Tal flexibilidad solo puede ser innata. Es decir, no puedes conseguirla con ningún entrenamiento del mundo. Y solo el 20% de las personas del mundo la poseen.

Dedos increíbles

Al igual que los ligamentos y articulaciones, los dedos pueden ser flexibles y doblarse de las formas más inusuales. Solo que, a diferencia de la hipermovilidad de las extremidades, esta característica sí se puede desarrollar. Lo importante es que si decides intentarlo, no olvides calentar y estirar las manos bien.

Dibujar la cifra 6 con la mano, moviendo un pie en el sentido de las manecillas del reloj

Intenta hacer este sencillo truco: levanta tu pierna derecha y dibuja con el pie círculos en el sentido de las manecillas del reloj. Mientras lo haces, dibuja un 6 con la mano derecha. Tu cerebro intentará solucionar dos tareas a la vez. Pero, al final de cuentas, se rendirá y verás que terminan girando en el mismo sentido.

Lo que pasa es que nuestro cerebro no está apto para procesar a la vez varias señales que requieren nuestra atención. Solo una se puede procesar bien. Por eso no podemos terminar el trabajo a tiempo cuando chateamos con nuestros amigos.

Controlar ambos brazos con la misma velocidad

Aquí está otro truco similar: empieza a girar al mismo tiempo los brazos, uno en el sentido de las manecillas del reloj y el otro en el sentido opuesto. Primero hazlo despacio, poco a poco incrementando la velocidad. Intenta girar los brazos tan rápidamente como puedas. Pronto notarás que los brazos se mueven en el mismo sentido y con diferente velocidad.

Como ya lo sabes, nuestro cerebro no puede hacer dos cosas diferentes a la vez. Por eso cambia la dirección del movimiento. Y la velocidad de los giros será diferente porque el cerebro le da prioridad solo a un brazo, por lo general, al dominante.

Es imposible levantar un objeto sin despegar la espalda de la pared

Pídele a tu amigo que se apoye en la pared de tal forma que los glúteos queden bien pegados a ella. Pon en el suelo a medio metro de distancia un juguete de peluche. Ahora pídele que levante el juguete sin despegar los talones del piso.

Por más que lo intente, probablemente no le saldrá nada. A la hora de levantar el objeto desde el piso, el centro de gravedad se moverá hacia adelante. Y debido a que no se permite despegar los talones, la persona simplemente empezará a perder el equilibrio.

Ya tienes un súper poder

Sienta a tu amigo en una silla y pídele que cruce los brazos en el pecho. Presiona con tu dedo índice sin aplicar mucha fuerza su frente. Ahora dile que intente levantarse. Sin usar los brazos, será imposible hacerlo.

Al igual que en el truco con la pared, el centro de gravedad se moverá hacia atrás. Debido a que le estás estorbando con tu dedo, no podrá mover el centro de gravedad hacia adelante para levantarse. Y tampoco podrá ayudarse con los brazos.