La ropa interior es como nuestra segunda piel, pero muchas veces nos dejamos llevar por la moda y no tomamos ciertas precauciones al elegirla, sin pensar que eso puede traernos consecuencias negativas.

En Dicasocial hemos decidido reunir para ti algunos errores que todos cometemos con la ropa interior y que pueden causarnos serios problemas de salud.

Abusar de la ropa interior ajustada

En las mujeres la ropa interior muy apretada puede provocar infección e irritación en los genitales. En los hombres puede afectar la salud de los testículos y disminuir la fertilidad. Por eso, siempre es preferible que lleves ropa interior holgada. No te pasará nada si tienes alguna ocasión especial y te pones algo ajustado, pero no lo conviertas en un hábito ni abuses de ello.

Usar tangas

Por más sexys y cómodas que te resulten las tangas, abusar de ellas atenta contra tu salud. El roce de la tira pone en contacto, de alguna manera, la vagina con el ano y hace que las bacterias viajen libremente provocando infecciones vaginales. En el caso de los hombres, aunque no lo creas, cada vez las usan más, aunque el riesgo en ellos es únicamente estético (¡quedan fatal!).

Usar ropa interior que no sea de algodón

La ropa interior de seda y de licra es sexy y te hace lucir más atractiva, pero estos tejidos no son transpirables y la piel de los genitales debe transpirar. Los expertos recomiendan usar bragas y calzoncillos de algodón para cubrir las áreas sensibles y evitar infecciones. Guarda las sedas y encajes para ocasiones especiales.

No cambiarla a diario

Parece obvio, pero muchas veces por pereza o no se qué, no lo hacemos. Cambiar la ropa interior a diario es imprescindible, y si sudas, más aún. La ropa sudada o sucia deja cumplir la función de proteger las partes íntimas de las bacterias. Y, si vas al gimnasio, corres o has sudado mucho durante el día, debes cambiarla las veces que haga falta.

Usar productos químicos irritantes para lavarla

Muchos de los detergentes que utilizas para lavar tu ropa pueden provocar problemas en la piel como irritaciones e infecciones. A pesar de su aroma fresco y floral, los químicos que contienen pueden dañar la piel sensible de la zona genital. Los expertos recomiendan lavar la ropa interior con jabón blanco o detergentes sin perfume.

No tener precauciones cuando no se usa ropa interior

Si lo tuyo es no usar ropa interior, debes aplicar todas las recomendaciones anteriores a las prendas que uses y que tomen contacto con tu zona íntima. Además, ten cuidado con las costuras para evitar que rocen la piel y te provoquen irritaciones. Y recuerda que las bragas y los calzoncillos fueron diseñados para proteger la zona, no los desestimes.

Dormir con ropa interior

Comodidad, moda o gusto personal, lo cierto es que un estudio realizado en EE.UU. demuestra que dormir sin ropa tiene muchos beneficios para la salud. El sueño es el momento perfecto para que los genitales respiren y se tomen descanso de la ropa interior.