Corea del Norte es uno de los países más cerrados y que despiertan más asombro. Por supuesto lo que ellos reportan al exterior no coincide en nada con lo que algunos medios de comunicación han podido hallar: periodos de hambruna, control excesivo de la población, culto a los líderes y mortales campos de concentración son algunas de las cosas que el resto del mundo ha podido conocer, sin precisión de los datos.

Aunque muy pocos son los que pueden entrar a esa nación que contrasta enormemente con su vecino del Sur, el fotógrafo Michal Huniewicz lo consiguió. Pero no solo eso, sino que se atrevió a tomar fotografías con el riesgo de ser detenido al no contar con un permiso del régimen de Kim Jong-un.

Michal recorrió el país con un guía turístico, pues es la única alternativa para viajar al interior de Norcorea.

“Me dijeron que me detendrían en caso de que encontraran fotos como estas ‘Haces demasiadas fotos, demasiadas’, decía el guía, pero conseguí sacarlas del país, aunque fue muy estresante”.

-Michal-

Los resultados muestran un país que parece desierto, antiguo y con marcadas carencias. Contrario a lo que su presidente les hace creer a sus habitantes.

Mira las imágenes a continuación.

1Murales socialistas

Michal Huniewicz
Anterior