Tal vez alguna vez marcaste mal un número, o lo apuntaste mal y mandabas mensajes sin respuesta. Hasta aquí está bien, mientras no envíes algo, digamos, “comprometedor”, como una foto o un mensaje de esos “candentes”.

Ojalá que nunca hayas estado en esa situación, o al menos, que hayas sido tú quien recibió esos mensajes, así te divertirías un rato. Pero ahora te vamos a mostrar a quienes no tuvieron esa suerte, y por un error, mandaron algo que no deberían a un desconocido…

¡Vamos a divertirnos!