Es más que sabido que todas las mujeres son diferentes y únicas. Vienen en diferentes tamaños, formas, peso y estilos, y eso está perfecto, pues les permite ser auténticas. Sin embargo, a veces la sociedad y sus reglas se encargan de esconder esa característica y las hace convertirse en otras mujeres que son íconos de esta sociedad que aborrece los vellos en las piernas, las estrías, tatuajes y tantas otras cosas que las mujeres reales suelen tener.

La artista visual Cécile Dormeau reveló eso que la sociedad no quiere ver sobre las mujeres. Con coloridos e intensos dibujos, la ilustradora francesa muestra hábitos sencillos y apariencias cotidianas de las mujeres hoy en día.

Tienen estrías… y no es nada raro

Y, sí, también esos clásicos “rollitos”

Tienen que luchar constantemente con depilarse

Algunas han tenido que abandonar parte de sí mismas

Sí, también entran al baño de hombres cuando hay una emergencia

Y se echan gases, tal como los hombres lo hacen

Hay mujeres con tatuajes, vellos y de colores de piel bastante claros

No todas son mujeres de cuerpos perfectos

Y tienen “piel de naranja”

También muchas pecas

Beben alcohol, tal como los hombres, porque también son humanas

Y se permiten instantes de paz sin que les importe nada

Y tampoco andan siempre bien vestidas

No pueden evitar lucir cosas extrañas

Y su cuerpo también sufre con la gravedad

Son capaces de decir adiós a quienes no les aportan nada

Y, sí, algunas tienen cambios de humor en el período

Y creen que siempre es mejor “afuera que dentro”

Si no se ríen no es porque sean amargadas, es porque tú no eres divertido

Y, en cuanto a las selfies perfectas…