16 Razones para nunca, nunca, nunca ir a Islandia

Para que no te den ganas de quedarte ahí para siempre

541

Islandia está muy lejos. Este país isleño básicamente “flota” entre el Océano Atlántico, y su nombre provoca asociaciones con el frío. Los paisajes islandeses son tan coloridos que te deslumbran.

Dicasocial quiere intentar convencerte de que jamás deberías pensar en ir a Islandia. Para que no se te ocurra.

1Islandia es un país duro y lleno de peligros

2Por debajo de la tierra inesperadamente le salen burbujas de agua

3¡En Reikiavik no existe ni un rascacielos decente!

4Los topónimos locales son imposibles de pronunciar. Eja… Eyjafjal… Volcán, digo.

5Para llegar a este faro, primero tendrías que nadar y luego escalar unas rocas

6Las aves locales se ven extrañas

7Y el hielo por alguna razón es de color azul

8Además, los paisajes de Islandia parecen algo fuera de este mundo…

9¿Y a quién se le ocurrió cultivar césped justo arriba de la azotea?

10En serio, ¿por qué tanto amor al color azul?

11Y el cielo es de color verde, ¡todo al revés!

12A las cuevas locales no entrarías sin un bote

13La verdad, los botes y barcos aquí son muy necesarios

14Los acantilados islandeses parecen árboles. ¿O al revés? Ya nos confundimos

15Incluso los edificios locales parece que están hechos de hielo

16Pero el peligro principal es enamorarse de Islandia y querer quedarse a vivir en la costa atlántica para siempre.